En Trujillo-Perú sintonice RADIO INTEGRIDAD 105.7 FM ¡la voz que glorifica a Dios! ESCUCHE ON-LINE en www.radiointegridad.net
Visite el blog de Radio Integridad en www.radiointegridad.blogspot.com, y en Lima-Perú
sintonice Red Radio Integridad en 700 AM.

Deslinde

LO QUE APARECE PUBLICADO EN ESTE BLOG NO ES NECESARIAMENTE EL PUNTO DE VISTA DE LA IGLESIA O LAS INSTITUCIONES A LAS QUE EL AUTOR PERTENECE
LAS CITAS VERTIDAS AQUÍ TIENEN UN PROPÓSITO ESTRICTAMENTE EDUCATIVO

sábado, 31 de enero de 2009

Cullmann: cristología y primeros cristianos

Oscar Cullmann considera la prioridad de la cristología entre los primeros cristianos. Cullmann basa su tesis en observaciones que merecen prestarse atención:
Si la teo-logía es la ciencia que tiene por objeto a Dios (θεός), la cristología es la ciencia que tiene por objeto a Cristo, su persona y su obra. Normalmente se considera la cristología como una subdivisión de la teología en sentido etimológico. Esta costumbre ha influido a menudo en la imagen que historiadores y teólogos ofrecen de la fe de los primeros cristianos: comienzan exponiendo su idea sobre Dios y sólo en segundo lugar hablan de sus convicciones cristológicas. Este es el orden que siguen generalmente los antiguos tratados de teología del nuevo testamento.
En esta forma de plantear el problema ha influido el orden que han seguido las confesiones de fe posteriores: da la impresión de que la Iglesia primitiva se ha interesado en primer lugar por Dios y sólo en segundo lugar por Cristo. Pues bien, eso no es cierto: la misma extensión de cada uno de los artículos (el de Cristo es mucho más largo que el de Dios) bastaría ya para ponerlo en evidencia. Por otra parte, puede demostrarse que las fórmulas de fe cristiana más antiguas desconocen el orden trinitario de las confesiones posteriores (Dios, Cristo, Espíritu santo). Estas antiguas confesiones tienen más bien una tendencia exclusivamente cristológica: no había entonces, como ocurrirá en las confesiones de fe más tardías, una separación entre los
artículos primero y segundo.
De esta división posterior surgió la idea equivocada de que, para los primeros cristianos, la obra de Cristo no tenía nada que ver con la creación, sino tan sólo con la redención (Cristo sólo sería redentor, no creador). Pues bien, contra eso, debemos afirmar que los primeros cristianos no podían concebir el mundo sin relacionarlo con su fe en Jesucristo. Además, casi todas las primeras confesiones constan de un solo artículo: el cristológico. Una de las raras confesiones de fe del nuevo testamento que mencionan a la vez a Cristo y a Dios Padre es la de 1 Cor 8, 6 y, significativamente, ignora la distinción entre Dios Creador y Cristo Redentor. Se centra, más bien, en la creación, conforme a estos dos artículos: “Un solo Dios, el Padre, de quien vienen todas las cosas y por quien somos, y un solo Señor Jesucristo, por quien todas las cosas son, y por quien nosotros también somos”. Tanto Dios como Cristo tienen que ver con la creación. [1]
______________________________________
[1] Oscar Cullmann, Cristología del Nuevo Testamento (Salamanca: Sígueme, 1998), 53-54.

miércoles, 28 de enero de 2009

Libros para leer

Le doy gracias a mi buen amigo Tim Chapman, quien me ha prestado dos libros.
Uno de ellos es:

D. A. Carson, Divine Sovereignty and Human Responsibility: Biblical Perspective in Tension, en este libro el Dr. Carson aborda un tema difícil. Me parece un libro muy interesante.
El otro libro es:

David F. Wells, No Place for Truth or Whatever Happened to Evangelical Theology? El Dr. Wells es profesor distinguido "Andrew Mutch" de teología histórica y sistemática en el seminario teológico Gordon-Conwell. La pericia del Dr. Wells asegura un análisis sobrio del evangelicalismo norteamericano.



Estas lecturas, entiendo, me serán de mucha ayuda.

martes, 27 de enero de 2009

χαῖρε (Lc. 1.28)



Cuando el ángel saludó ("salve") a María ¿se trataba de un saludo a la realeza? ¿el ángel se arrodilló ante María tal como aparece en el arte? La evidencia responde negativamente. La palabra χαῖρε es un imperativo presente activo 2 pers. sing. de χαίρω, “en imper., un saludo formalizado deseando el bien a alguien… con frecuencia en el encuentro de personas.”[1] Por tanto, este saludo es un saludo normal[2].

El Dr. Bock comenta:



El vocativo χαῖρε es entendido en una variedad de formas: (1) un saludo griego fuera de lugar en una situación semítica (Creed 1930: 17); (2) un saludo semítico de paz reflejando o el arameo שְׁלָם (šĕlām) o más probablemente חַדָי (ḥadāy); (3) un llamado semítico a alegrarse; o (4) un saludo griego que se había abierto paso en la Palestina del primer siglo y de este modo se usaba naturalmente en una situación semítica (Fitzmyer 1981: 345).[3]
Leamos lo que dos comentaristas católicos muy respetados escriben. Schmid dice:




El Χαῖρε (= alégrate) del texto griego de Lucas tiene que ser entendido, por ser la fórmula usual de saludo entre los helenos, como transcripción del saludo semítico “la paz sea contigo”, que hay que suponer en boca del ángel.[4]

Fitzmyer afirma:



La forma es claramente salutativa; un saludo habitual en la literatura griega y usado incluso por personajes de raza semita en el mismo Nuevo Testamento (Mt. 26,49; cf. 28,9).[5]

Por tanto, atribuir un significado que los términos no tienen constituye una falacia exegética(¿anacronismo?), orientada por el sesgo del intérprete.


_________________

[1] BDAG, s.v. χαίρω 2a, 1075 (citando fuentes del primer siglo Testamento de Abraham, José y Asenat, Baruc Griego, Hermas, Luciano, et al.). Cf. Craig Evans, Luke 1:1-9:20 (WBC; Dallas: Word, 1998), 49 quien traduce “alégrate” con la posibilidad que se trate de un saludo griego formal.

[2] “es la forma normal de saludarse en el NT y en la usanza griega” (I. Howard Marshall, The Gospel of Luke [NIGTC; Grand Rapids, Mich.: Paternoster-Eerdmans, 1978], 65).

[3] Darrell L. Bock, Luke Volume 1: 1:1-9:50 (BECNT; Grand Rapids, Mich.: Baker, 1994), 109.

[4] Josef Schmid, El Evangelio según san Lucas (Barcelona: Herder, 1968), 60.

[5] Joseph A. Fitzmyer, El Evangelio según san Lucas II: Traducción y Comentario, capítulos 1-8,21 (Madrid: Cristiandad, 1987), 112.

lunes, 12 de enero de 2009

En Cusco

Durante estos días he estado ocupado preparando estudios para un campamento de jóvenes en Urubamba, Cusco.
He estado preparando mis notas y las presentaciones.
Es un desafío para mí. Espero dar lo mejor de mí, y ser de bendición a los jóvenes.
El viaje a Cusco me permite disfrutar del paisaje andino. Nuestros Andes peruanos no tienen en nada que envidiar a los Alpes. Espero publicar fotografías de mi estancia aquí y, claro está, del hermoso paisaje.

domingo, 4 de enero de 2009

Memorizando versículos

Si Dios lo permite, durante este año estaré memorizando versículos en griego y hebreo. En griego, me interesa el texto del evangelio de Juan (usaré NA27). Ya puedo recitar esta porción (con la pronunciación moderna):
1 Ἐν ἀρχῇ ἦν ὁ λόγος, καὶ ὁ λόγος ἦν πρὸς τὸν θεόν, καὶ θεὸς ἦν ὁ λόγος. 2 οὗτος ἦν ἐν ἀρχῇ πρὸς τὸν θεόν. 3 πάντα διʼ αὐτοῦ ἐγένετο, καὶ χωρὶς αὐτοῦ ἐγένετο οὐδὲ ἕν. ὃ γέγονεν 4 ἐν αὐτῷ ζωὴ ἦν, καὶ ἡ ζωὴ ἦν τὸ φῶς τῶν ἀνθρώπων· 5 καὶ τὸ φῶς ἐν τῇ σκοτίᾳ φαίνει, καὶ ἡ σκοτία αὐτὸ οὐ κατέλαβεν.
1En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2Este era en el principio con Dios. 3Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 4En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.
Jn. 1.1-5
Apovecharé al máximo los momentos que tenga.

sábado, 3 de enero de 2009

Pronunciación del griego κοινή

Este año, siguiendo los consejos de Esteban Vázquez (citando al "infalible" Moisés Silva), reforzaré mi estudio del griego. Al estudiar el griego κοινή, uno de los problemas con los que me he topado ha sido el de la pronunciación.[1] La denominada pronunciación erasmiana no ha sido mi predilecta. Bastante extraña me parece la pronunciación del griego en los audios de Marilyn Phemister, con acento inglés (comparada con esta otra). De todos modos, se debe reconocer el mayúsculo esfuerzo de Phemister.
Cuando usé el método autoinstructivo de Irene Foulkes, El griego del Nuevo Testamento: Texto Programado (Miami: Caribe, 1973), aprendí a usar la pronunciación del griego moderno. La Dra. Foulkes escribe:

Como lengua viva que es, el griego moderno guarda estrecha relación con sus estadios anteriores, constituyendo, junto con ellos, una sola lengua que ha evolucionado a través de tres mil años. Como estudiosos de este idioma, reconocemos que no tenemos el derecho de aplicar a ningún período de su historia una pronunciación que a nosotros nos pueda parecer adecuada, sino que nos encontramos ante la obligación de averiguar la pronunciación auténtica de la época de la cual nos ocupamos, o bien, en su lugar, emplear la pronunciación de los que hoy día hablan el griego como lengua materna, la pronunciación que usan aun cuando leen obras de períodos anteriores. Abundan evidencias (p. ej. los iotacismos) de que la pronunciación popular en el período Koiné fue mucho más parecida a la del griego moderno que a la pronunciación llamada erasmiana o nebrisense, que comunmente se emplea en el ambiente académico occidental. Esta última, que se aproxima a la pronunciación del período clásico griego (S. IV a.C.), resulta inapropiada para el período Koiné. Nosotros hemos optado por una pronunciación popular (la del griego moderno) para el griego del N.T., ya que este documento representa el lenguaje popular del primer siglo. (negritas mías, pp. 1-2)

La lectura del estudio del Dr. Chrys C. Caragounis titulado "The error of Erasmus and un-Greek pronunciations of Greek" (Filología Neotestamentaria 8 [1995], 151-185) me llevó a distanciarme de la pronunciación erasmiana (ver también los artículos de Chris Tilling aquí y aquí). El Dr. Caragounis propone una pronunciación en su libro The Development of Greek and the New Testament: Morphology, Syntax, Phonology, and Textual Transmission. Mike Aubrey ha hecho observaciones pertinentes a la descripción de la pronunciación propuesta por el Dr. Caragounis.
El problema de la pronunciación del griego κοινή no ha sido totalmente resuelto, pero se ha avanzado mucho. Se puede apreciar el trabajo de Randall Buth (Biblical Language Center) y la descripción de su metodología con la pronunciación del griego κοινή (ver documento aquí). Aunque se siga en varios medios usando la pronunciación erasmiana, por mi parte, por ahora sigo con la propuesta de la Dra. Foulkes.


______________


[1] El gran A. T. Robertson afirmaba que "[N]o sabemos con seguridad cómo se pronunciaba el ático antiguo, aunque podemos aproximarnos a él" (A Grammar of the Greek New Testament in the Light of Historical Research, 71).

viernes, 2 de enero de 2009

in memoriam...

El año 2008 se fue, y con él también se fueron tres personas que he conocido y estimado.
Cuando en un campamento de jóvenes en un verano conocí a Edwin Obeso, no sólo conocí a un contemporáneo más y compañero de cabina, sino un cristiano estudiante de la Biblia y con deseos de dedicar sus talentos para Dios. Este año (2008), partió para estar con el Señor. Partió haciendo precisamente lo que quería. Algún día nos reencontraremos alrededor de Jesucristo.
El 30 de diciembre, una de las hermanas de nuestra iglesia, una creyente quien se destacó por su fidelidad al Señor, nuestra amada hermana María Choquehuanca partió a la presencia de Dios. Estuvimos acompañando a la familia en esta hora de dolor, pero con la esperanza que tenemos en Jesucristo tal como la recibimos en las palabras del apóstol en 1Ts. 4.13-14:

13 Οὐ θέλομεν δὲ ὑμᾶς ἀγνοεῖν, ἀδελφοί, περὶ τῶν κοιμωμένων, ἵνα μὴ λυπῆσθε καθὼς καὶ οἱ λοιποὶ οἱ μὴ ἔχοντες ἐλπίδα. 14 εἰ γὰρ πιστεύομεν ὅτι Ἰησοῦς ἀπέθανεν καὶ ἀνέστη, οὕτως καὶ ὁ θεὸς τοὺς κοιμηθέντας διὰ τοῦ Ἰησοῦ ἄξει σὺν αὐτῷ.

13Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. 14Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.

Estuvimos como hermanos, unidos en el dolor, gozosos en la esperanza, compartiendo precisamente esa esperanza que encontramos en el evangelio de Jesucristo con todos los asistentes. Oficié el funeral y compartí el evangelio, fue un momento memorable para mí. Por ello, para nosotros ha sido un "¡hasta luego!" y un "¡hasta pronto!".
El 25 de diciembre me llegó un correo electrónico con una noticia lamentable. Me enteré que una de mis compañeras de estudio, Aurora Yanet Sandoval, falleció en un accidente antes de la navidad. Ella ejercía la docencia y se dirigía, junto con otros colegas, a la clausura del año escolar en el pueblo donde laboraba. Aníbal Vergara ha compuesto un poema dedicado a Aurora:
LOS OJITOS DE AURORA
Una sonrisa que envuelve tu rostro
Una canción de tormenta, ese coro del chico de colegio
Que también suena en tu garganta.
Y esas ganas que pones para poder decir ¡aprobé!
Una ilusión de marzo, un camino nuevo
Diez meses de maestra y cientos de niños nuevos
Un coro de voces dirá hola profesora aurora
Un coro de voces dirá, adiós profesora aurora
Y ni mil lagrimas, y ni mil gritos, podrán borrar tu risa
Tu descansó eterno, allá nos esperas, desde allá nos veras
Podrán tus ojitos brillar como cuando cantabas, o llorabas de alegría
jugaras al futbol, seguramente de arquera, taparas muchos penales
Y los ángeles celebraran contigo. Reirás nuevamente y tus ojitos aurora,
Nuevamente se juntara con tu sonrisa. Desde el cielo aurora, desde la tierra
Desde donde nos mires, tú siempre estarás presente en cada uno de los que te recuerde
De tus amigos, de los que nos reímos y lloramos contigo, hasta siempre aurora.
Lic. ANIBAL VERGARA VASQUEZ
Mi oración es que Dios sea el consuelo para los familiares de Aurora: 2Co. 1.3-4:
3 Εὐλογητὸς ὁ θεὸς καὶ πατὴρ τοῦ κυρίου ἡμῶν Ἰησοῦ Χριστοῦ, ὁ πατὴρ τῶν οἰκτιρμῶν καὶ θεὸς πάσης παρακλήσεως, 4 ὁ παρακαλῶν ἡμᾶς ἐπὶ πάσῃ τῇ θλίψει ἡμῶν εἰς τὸ δύνασθαι ἡμᾶς παρακαλεῖν τοὺς ἐν πάσῃ θλίψει διὰ τῆς παρακλήσεως ἧς παρακαλούμεθα αὐτοὶ ὑπὸ τοῦ θεοῦ.
3Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, 4el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.