En Trujillo-Perú sintonice RADIO INTEGRIDAD 105.7 FM ¡la voz que glorifica a Dios! ESCUCHE ON-LINE en www.radiointegridad.net
Visite el blog de Radio Integridad en www.radiointegridad.blogspot.com, y en Lima-Perú
sintonice Red Radio Integridad en 700 AM.

martes, 30 de junio de 2009

"profesionales" vs. "inexpertos" interpretando la Biblia

En otro artículo había concluido expresando mi convicción que la obra de Dios se hace con el poder del Espíritu Santo y no con los PhD que podamos tener. "Si yo tuviese PhD y no tengo amor, vengo a ser como la ruidosa bocina de un automóvil en una tarde silenciosa." Pero, también es verdad que el estudio es necesario. Los apóstoles no evadieron al estudio. Lo ideal sería que todos los pastores tengan acceso al estudio formal. En todo caso, sigue vigente 2Ti. 2.15: σπούδασον (imperativo!!!!!) σεαυτὸν δόκιμον παραστῆσαι τῶ θεῶ, ἐργάτην ἀνεπαίσχυντον, ὀρθοτομοῦντα τὸν λόγον τῆς ἀληθείας. Porque, "si pretendo tener una unción especial y no me aplico al estudio de la palabra de Dios, pues supuestamente se me revelan los misterios sin necesidad de la investigación, vengo a ser la alarma activada del automóvil del ejemplo anterior." ;-)
A mi entender, resulta provechoso revisar este comentario del profesor Gordon D. Fee:
De vez en cuando encontramos a alguien que dice con emoción: “No es necesario que interprete la Biblia; solamente léala y haga lo que dice.” Usualmente, tal afirmación refleja la protesta del lego contra los “profesionales”: eruditos, pastores, maestros, o instructores de escuela dominical, quienes, al “interpretar” parecen quitarles la Biblia a los “inexpertos”. Es su modo de decir que la Biblia no es un libro oscuro. “Al fin y al cabo”, alegan, “cualquier persona con medio cerebro puede leerla y entenderla. El problema de demasiados predicadores y maestros es que cavan tanto alrededor, que enlodan las aguas. Lo que era claro para nosotros cuando la leímos, ya no lo es tanto”.
Hay mucha verdad en esa protesta. Estamos de acuerdo en que los cristianos debemos leer la Biblia, creer en ella y obedecerla. Especialmente, estamos de acuerdo en que la Biblia no debe ser un libro oscuro si se estudia y se lee debidamente. En realidad, estamos convencidos de que el problema más grave que la gente tiene con la Biblia no es la falta de comprensión, sino el hecho de que entienden la mayoría de las cosas demasiado bien. El problema de un texto como “haced todo sin murmuraciones y contiendas” (Filipenses 2:14), por ejemplo, no es entenderlo, sino obedecerlo: ponerlo en práctica.
También estamos de acuerdo en que el predicador o maestro se encuentra con mucha frecuencia inclinado a investigar a fondo, y por lo tanto cubre el significado sencillo del texto, que a menudo está en la superficie. Decimos desde ahora, y repetimos en toda la obra, que el propósito de la buena interpretación no es la singularización; no se trata de descubrir lo que nadie más haya visto antes.
Las interpretaciones que tienen como objetivo de sus esfuerzos la singularización, por lo general se pueden atribuir al orgullo (un intento por parecer “más inteligentes” que el resto del mundo), a una comprensión falsa de la espiritualidad (que supone que la Biblia está llena de verdades profundas para que las saque a luz la persona de sensibilidad espiritual con capacidades especiales), o los intereses creados (la necesidad de apoyar una posición teológica, especialmente al tratar textos que van en contra de esa posición). Las interpretaciones singulares son usualmente erróneas. No
decimos que la comprensión correcta de un texto no pueda, a menudo, parecer singular a la persona que la oye por primera vez. Pero decimos que la singularidad no es el propósito de nuestra tarea.
El propósito de la buena interpretación es sencillo: llegar al significado sencillo del texto. El ingrediente más importante que se pone en esa tarea es el sentido común iluminado. La prueba de la buena interpretación es que le da buen sentido al texto. La interpretación correcta, por lo tanto, le da paz a la mente y aliento al corazón.Ahora bien, si el significado sencillo es el propósito de la interpretación, entonces ¿por qué interpretar? ¿Por qué no debemos solamente leer? ¿El significado sencillo no se encuentra solamente con la lectura? En cierto sentido, sí; pero, en un sentido más amplio, tal argumento es ingenuo e irreal, debido a dos factores: la naturaleza del lector y la naturaleza de las Escrituras. [1]
____________

[1] Gordon D. Fee & Douglas Stuart, La Lectura Eficaz de la Biblia (Miami: Vida, 1985), 11-12.

1 comentarios:

PUNTO DE GRACIA dijo...

Hermano Manuel,mucho gusto,me capto mucho la atención el titulo del post,y se me vino a la mente felipe y el eunuco,sobre todo la pregunta que felipe le hace al eunuco,la cual es la siguiente:Entiendes lo que lees???y yo creo que esta pregunta nos la debemos de hacer todos,felipe no le pregunto que si sabia leer,claro que el etiope sabia leer,pues es el que estaba a cargo de todos los tesoros de la reina,este hombre no era cualquiera(hablando en un sentido intelectual)este hombre tenia cierta preparación y cierto grado intelectual,pero con toda esa capacidad,el no entendía lo que estaba leyendo,así que el comprender las escrituras si tiene que ver con conocimiento,recuerda Lc 24:36-45 cuando el Señor les dice que era necesario que se cumpliera todo lo que esta escrito de el en la ley de Moisés,en los profetas y en los salmos,dice la escritura en el vs 45 que EL les abrió el entendimiento para que comprendieran las escrituras;Recuerda Mat 11:27 que dice nadie conoce al HiJo,sino el Padre,ni al Padre conoce alguno,sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo LO QUIERA REVELAR;No importa nuestra capacidad lo que importa es el entendimiento,y eso no de nosotros sino el que el Señor nos da,no importa cuantas veces hemos leído la biblia,si Dios no nos habré el entendimiento,simplemente no la vamos a entender,recordemos a lidia la vendedora de purpura,cuando el Señor le habrio el corazón para que entendiera lo que Pablo decía,tanto haci que se bautizo.
Hermano,hago este comentario respetuosa mente y con argumentos bíblicos.Que el Señor lo siga bendiciendo.