Procurando ser académico, pero accesible

No siempre se puede lograr...

El Idioma Hebreo

Hay algunos artículos relacionados con el hebreo bíblico que espero sean útiles.

El Idioma Griego (koiné)

Hay algunos artículos relacionados con el griego koiné que espero sean útiles.

Teología y Hermenéutica

Aunque a muchos parezca no importarles tanto.

Acerca de mí

Puedes conocer algo más de mí.

En Trujillo-Perú sintonice RADIO INTEGRIDAD 105.7 FM ¡la voz que glorifica a Dios! ESCUCHE ON-LINE en www.radiointegridad.net
Visite el blog de Radio Integridad en www.radiointegridad.blogspot.com, y en Lima-Perú
sintonice Red Radio Integridad en 700 AM.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Inconsistencias de algunos dispensacionalistas

He sido formado en el dispensacionalismo, pero eso no significa que deba aceptar dogmáticamente lo que escriban los autores dispensacionalistas. En el espíritu de la exhortación de Cristo "¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano" (Mt. 7:5) soy autocrítico con mi tradición. Una inconsistencia que me llamó la atención es la de D. Pentecost (Eventos del Porvenir). Los 144000 son 12000 judíos de cada tribu (p. 165): 
La Iglesia tiene que estar ausente durante la septuagésima semana, porque del remanente salvado de Israel, Dios sella a 144.000 judíos, 12.000 de cada tribu, de acuerdo con Apocalipsis 7:14
Pentecost acepta que son 12000 judíos de cada tribu (nótese esto). Pero, cuando argumenta que David será regente del Mesías en el Milenio y que no puede ser un descendiente de David, Pentecost sostiene (p. 379): 
Hay varias objeciones a este punto. (1) Ningún judío es capaz de trazar su linaje de familia después de la destrucción de Jerusalén
Para reforzar su punto cita a Ottman. ¿Cómo es que Pentecost no tiene problemas en aceptar que los 144000 provienen de tribus claramente identificadas, y al mismo tiempo afirmar que un solo judío descendiente de David no podría trazar su linaje?

Navidad, κατάλυμα "mesón" y el pesebre

Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. (Lc. 2:7).
καὶ ἔτεκεν τὸν υἱὸν αὐτῆς τὸν πρωτότοκον, καὶ ἐσπαργάνωσεν αὐτὸν καὶ ἀνέκλινεν αὐτὸν ἐν φάτνῃ, διότι οὐκ ἦν αὐτοῖς τόπος ἐν τῷ καταλύματι.
La palabra "mesón" ha sido etendida de diferentes maneras (cf. Brown, Birth): (1) casa particular, (2) habitación en un lugar indeterminado, y (3) posada pública. Cualquiera que sea el significado que se adopte, el punto de Lucas es que "no había lugar para ellos". La mención del pesebre no significa necesariamente que haya sido un establo como lugar aparte de la casa. Los pesebres también se tenían dentro de las casas. Pero, eso no excluye la probabilidad del establo. Otra vez, el punto es que una joven a punto de dar a luz y su esposo no encontraron lugar en la posada. Es posible que hayan llegado a una casa cuya habitación era muy pequeña para ellos y por eso tuvieron que acomodarse hasta usar el pesebre (cf. Carlson). Esta clase de explicación es un tanto "sospechosa" porque trata de "suavizar" los elementos poco hospitalarios. Aunque la hospitalidad en tiempos del NT había declinado, en una sociedad normalmente hospitalaria la escena es atípica y de parte de los belenitas poco acogedora. Además, el contexto de la narrativa de Lucas tiene como protagonistas a dos ancianos estériles, un carpintero, una virgen, un grupo de pastores en el campo y una pequeña aldea. Y, en medio de ello el no encontrar lugar excepto el pesebre. ¿Está Lucas resaltando el carácter humilde del Mesías? El contexto de la narrativa señala hacia eso.

Rahab de Josué 2:1 y Rahab de Mateo 1:5

¿Rahab de Josué 2:1 es la misma Rahab de Mateo 1:5? Algunos concluyen que son dos personas distintas. Las razones son: (1) la grafía de Rahab Ῥαάβ en la LXX, Hebreos 11:31 y Santiago 2:5 es diferente a Rahab Ῥαχάβ de Mt. 1:5. (2) La ausencia del epíteto "la ramera" en Mateo 1:5 que sí aparece en Josué 2:1; 6:17,25; Hebreos 11:31; Santiago 2:25. (3) La improbabilidad cronológica puesto que si Rahab la ramera hubiera sido la madre de Booz, tendría más de 200 años. 
Con respecto a (1) Mateo no sigue estrictamente la grafía de LXX: Βόες (Mt. 1:5 NA27) vs Βοος (LXX Rut 2:1, etc.); Ἀβιά (Mt. 1:7 NA27) vs. Αβιου (LXX 1R. 15:8) o Αβια (LXX 1Cr. 3:10); Ἀσάφ (Mt. 1:7 NA27) vs. Ασα (LXX 1R. 15:8). Por otro lado, entre las variantes textuales de Josefo el nombre de Rahab aparece en unos manuscritos como Ῥαάβη y en otros como Ῥαχάβη (ver aquí pp. 293-294: https://archive.org/details/operajosephus01joseuoft). La diferente forma probablemente se deba a la transliteración Χ for ח (rāḥāb = Ῥαχάβ). 
En cuanto a (2), Mateo no usa aposiciones en la genealogía, el argumento apela al silencio, y presupone que la aposición es necesaria para la identificación de Ῥαχάβ. Es probable que la aposición ἡ πόρνη (en He. 11:31 y Stg. 2:25) aparezca porque se está citando a Jos. 6:17,23,25. La frase “de la que fue mujer de Urías” (Mt. 1:6) no es una aposición es una frase preposicional. Creo que la identificación de Ῥαχάβ = la ramera de Jericó es una hipótesis probable. 
Finalmente (3) depende de asumir que el aoristo ἐγέννησεν "engendró" indica procreación directa. Pero, vemos que Mateo 1:8 dice en griego Ἰωρὰμ δὲ ἐγέννησεν τὸν Ὀζίαν "Joram engendró a Uzías" cuando es evidente que Mateo no menciona a tres reyes entre Joram y Uzías: Ocozías, Joás, Amasías. Es probable que haya sucedido lo mismo entre Salmón y Booz
Volviendo a la pregunta ¿Rahab de Josué 2:1 es la misma Rahab de Mateo 1:5? Es probable que sí. Hay razones que nos permiten identificar a Rahab de Josué 2:1 con la de Mateo 1:5.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Agustín, el milenio y los milenaristas

Estaba revisando lo que Agustín escribió acerca del milenio y los milenaristas. Es muy importante leer las razones de Agustín para rechazar el milenarismo. Sus motivos son de índole filosófica (La Ciudad de Dios 20.7.1):
Quienes por estas palabras han sospechado que la resurrección primera es corporal, han adoptado esta opinión movidos, sobre todo, por los mil años, en la idea de que todo ese tiempo debe ser como el sábado de los santos, en que reposarán santamente después de seis mil años de trabajos. Estos años se cuentan a partir de la creación del hombre v de su despedida, ganada por el pecado, de la felicidad del paraíso a las miserias de la vida mortal. Y así como está escrito: Un día ante Dios es como mil años, Y mil años como un día, pasados los seis mil años como seis días, el séptimo, es decir, los años últimos, harán las veces del sábado para los santos, que resucitarán a celebrarlo.
Esta opinión sería hasta cierto punto admisible si se creyera que durante ese sábado los santos gozarán de algunas delicias por la presencia del Señor. Yo mismo me he adherido algún tiempo a ese sentir. Pero sus defensores dicen que los resucitados se holgarán en inmoderados banquetes carnales, en los que la comida y la bebida carecerán de modestia, y excederán el modo de los incrédulos. Y esto no pueden creerlo sino los carnales. Los espirituales, empero, dan a éstos el nombre de χιλιαστάς, palabra griega que nosotros literalmente podemos traducir por milenaristas. Refutarlos al detalle sería muy largo. Prefiero por eso mostrar cómo deben entenderse esas palabras de la Escritura.