En Trujillo-Perú sintonice RADIO INTEGRIDAD 105.7 FM ¡la voz que glorifica a Dios! ESCUCHE ON-LINE en www.radiointegridad.net
Visite el blog de Radio Integridad en www.radiointegridad.blogspot.com, y en Lima-Perú
sintonice Red Radio Integridad en 700 AM.

Deslinde

LO QUE APARECE PUBLICADO EN ESTE BLOG NO ES NECESARIAMENTE EL PUNTO DE VISTA DE LA IGLESIA O LAS INSTITUCIONES A LAS QUE EL AUTOR PERTENECE
LAS CITAS VERTIDAS AQUÍ TIENEN UN PROPÓSITO ESTRICTAMENTE EDUCATIVO

viernes, 22 de julio de 2011

Romanos 10.9: "confesar" ¿réplica durante la persecución?

ὅτι ἐὰν ὁμολογήσῃς ἐν τῷ στόματί σου κύριον Ἰησοῦν καὶ πιστεύσῃς ἐν τῇ καρδίᾳ σου ὅτι ὁ θεὸς αὐτὸν ἤγειρεν ἐκ νεκρῶν, σωθήσῃ· (NA27)
que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. (NVI)
La falacia del anacronismo semántico consiste en atribuir un significado posterior a la literatura primitiva. Esto suele suceder cuando, por ejemplo, se lee a los padres de la iglesia que escribieron en griego. El uso de una palabra por parte de los padres de la iglesia no era necesariamente el uso que le dieron los escritores del NT.[1]
En el texto de Romanos 10.9 el verbo griego ὁμολογήσῃς subjuntivo aoristo activo 2a persona singular de ὁμολογέω (“confesar”) ha sido interpretado como refiriéndose a la confesión de los mártires cristianos ante las autoridades romanas surgida en la época de persecución. Se argumenta que se trata de la réplica cristiana ante la insistencia de la religión estatal que pregonaba “César es el Señor”.[2]
La base para esta interpretación es la literatura del segundo siglo, por ejemplo, una cita en el Martirio de Policarpo 8.2:
καὶ ὑπήντα αὐτῷ ὁ εἰρήναρχος Ἡρώδης καὶ ὁ πατὴρ αὐτοῦ Νικήτης οἳ καὶ μεταθέντες αὐτὸν ἐπὶ τὴν καροῦχαν ἔπειθον παρακαθεζόμενοι καὶ λέγοντες Τί γὰρ κακόν ἐστιν εἰπεῖν Κύριος καῖσαρ καὶ ἐπιθῦσαι καὶ τὰ τούτοις ἀκόλουθα καὶ διασώζεσθαι ὁ δὲ τὰ μὲν πρῶτα οὐκ ἀπεκρίνατο αὐτοῖς ἐπιμενόντων δὲ αὐτῶν ἔφη Οὐ μέλλω ποιεῖν ὃ συμβουλεύετέ μοι

Y se encontró con él Herodes, el capitán de la policía, y el padre de éste Nicetes, los cuales le trasladaron al carruaje y le persuadían sentándose ellos a su lado y diciéndole: “¿Qué hay de malo en decir César es Señor y en ofrecer sacrificio y las demás cosas, y ser salvo?” Pero, él al principio no les respondió, y al persistir, él les afirmaba: “No haré lo que me aconsejáis”(traducción mía)
El problema con esto es el anacronismo con respecto al texto de Romanos 10.9, y además, el contexto lógico hace improbable esta interpretación. Como ha argüido convincentemente Larry Hurtado, esta confesión se originó no durante la persecución romana posterior, sino en la fase más antigua del cristianismo judío en Jerusalén.[3] La iglesia en Palestina que hablaba arameo ya tenía como fórmula de fe la expresión aramea: mārēh Yēšûʿ (cf. la expresión μαράνα θά marana tha “el Señor viene” en 1 Co 16.22). Por tanto, debido a la evidencia es muy probable que esta fórmula sea pre-paulina.[4] En consecuencia, es mejor entender este texto como refiriéndose a una confesión de fe[5], como dice Douglas J. Moo: “La confesión es la manifestación externa de esta crítica respuesta interna” refiriéndose a la fe.[6]


[1] D. A. Carson, Exegetical Fallacies (2a ed.; Grand Rapids: Paternoster-Baker, 1996), 33.
[2] C. K. Barrett, The Epistle to the Romans (BNTC; ed. rev.; Peabody: Hendrickson, 1991), 187.
[3] Larry W. Hurtado, Lord Jesus Christ: Devotion to Jesus in Earliest Christianity (Grand Rapids: Eerdmans, 2003), 197-200.
[4] Cf. Barrett, op. cit., 187; C. E. B. Cranfield, A Critical and Exegetical Commentary on the Epistle to the Romans (London: T&T Clark, 2004), 527; James D. G. Dunn, Romans 9-16 (WBC 38B; Dallas: Word, 2002), 607; Joseph A. Fitzmyer, S.J., Romans: A New Translation With Introduction and Commentary (New Haven: Yale University Press, 2008), 591.
[5] Cf. V. H. Neufeld, The Earliest Christian Confessions (NTTS 5; Grand Rapids: Eerdmans, 1963), 13-20, 42-43.
[6] Moo, op. cit., 657.

1 comentario:

J.A. Torres Q. dijo...

Es interesante lo que dices, sin embargo discrepo contigo en dos cosas. Si bien es cierto el anacronismo que mencionas de los padres de la iglesia, (citas solamente a uno) no es del todo errado, es evidente que el contexto judeocristiano del primer siglo, confesar a Cristo como Señor, era estar de acuerdo con dicha profesión, era decir lo mismo (ὁμολογέω). Por ello los cristianos tuvieron persecución no sólo de parte de los judíos, sino también después por el imperio. Hechos revela la acusación hostigosa de las últimas instancias de dicha persecución judaica ante Festo, quien dijo. “Como no tengo cosa cierta que escribir a mi señor...” (Hec. 25:26). Lit.: τῷ κυρίῳ→ “…al señor.” La connotación gramatical claramente revela la mentalidad imperante de la época, no sólo es particular (“mi señor”) sino más bien es Imperial —con el artículo contracto— “al señor”. Esta tensión primero, fue una tensión con el judaísmo monoteísta, en contra del monoteísmo cristiano; esto es, mientras los judíos decían יהוה es el único Señor (Deut. 6:4ss), los creyentes confesaban → Ἰησοῦν Κύριον; Por ello N.T. Wright escribe bien: “…unos treinta años después de muerte de Jesús, el conflicto estalló. La guerra judía no fe simplemente un choque entre un sujeto rebelde y recalcitrante y un gran poder imperial. Era un choque entre dos cosmovisiones contrarias. En última instancia, no puede haber dos señores en el mundo. Para los romanos, esto quedó demostrado con su victoria en el año 70 d.C.” (Wright “El verdadero pensamiento de Pablo, pág. 71). Ahora, sólo una cita de Adolf Deissmann (1866-1937) quien fue un teólogo alemán especialista de la arqueología del primer siglo y las inscripciones al culto al César romano como Kurios (divino), esciribió:

«Es suficiente para nuestro propósito haber realizado el estado de asuntos en la época de Nerón y San Pablo, y entonces no podemos escapar [de] la conjetura que los cristianos del oriente quienes oían [a] San Pablo predicar en el estilo de Fil. 2:9,11 y I Cor. 8:5-6; debieron [haber] encontrado en la confesión solemne que Jesucristo es el “Señor”, una protesta silenciosa contra otros “señores” y contra “el señor” cuando la gente empezó a llamar al César de Roma […] San Pablo mismo debiera haber sentido y entendido esta protesta silenciosa igual como Judas cuando llamó a Jesucristo “el único soberano y nuestro Señor Jesucristo.» (Deissmann 1909, pág. 359 Light From The Ancient East, The New Testament Illustrated By Recently Discovered Texts Of The Graeco-Roman World).

Ahora, el anacronismo real de romanos 10:9 al presente, (no lo mencionas) es creer que repetir esta frase (“si confesares con tu boca que Jesús es el Señor…”), es un mantra mágico. Éste es el anacronismo de este versículo. Completando la cita que citas de Moo, el añade: “El contenido de lo que hemos de confesar y creer refleja una temprana proclamación cristiana básica. El reconocimiento de Jesús como Señor…” (Moo, Romanos pág. 725).

Saludos.